mascotas,Salud

¿Qué alimentos puede comer mi perro?

16 Ago , 2018  

Cuando adquirimos una mascota para que sea parte de nuestra familia, tenemos que informarnos respecto a sus cuidados y sobre todo el tema de la alimentación. En la antigüedad, los perros se comían los restos de la comida que los humanos consumían, por ello, se quedó la creencia de que estos animalitos comen lo que sea.

Debemos de tener mucho cuidado pues si no cuidamos su alimentación para la cual, lo mejor sería basarla en sólo croquetas Pedigree o de cualquier marca, podría desarrollar algún padecimiento y lo tendremos que llevar a la clínica de mascotas. Por ello, es de suma importancia conocer su régimen ideal.

A continuación, te presento algunos de los alimentos que podrían causar enfermedades a tu querida mascota ¡echa ojo!

Chocolate. Contiene una sustancia tóxica para los perros llamada teobromina, se trata de un alcaloide que se obtiene de la planta del cacao que estimula el sistema nervioso central causándole efectos cardiovasculares, el perro no pueden eliminarla con facilidad.

Uvas y pasas. Darles de comer esta fruta pues causa efectos como el de un envenenamiento, le puede llegar a causar fallos renales críticos. En caso de tener más suerte, pueden padecer vómitos, deshidratación y diarrea.

Cebolla y ajo. Estos alimentos contienen disolfuro, se trata de un compuesto que puede dañar las células rojas de la sangre de los perros, cuando los comen crudos corren el riesgo de desarrollar anemia hemolítica que ocurre cuando los glóbulos rojos son destruidos y no pueden ser reemplazados.

Masa de levadura. Aunque no sea común que un perro la consuma, es casi mortal pues en el caso de ser ingerida, fermentará en su estómago lo que le causará inflamación dolorosa, gases o ruptura de intestinos.

Huesos. Es muy habitual darle los huesos que sobraron de la comida a los perros, pero un estudio informa que es una de las principales razones de defunciones para los peludos. Podrían sufrir rotura de dientes, atragantamiento, bloqueo estomacal, estreñimiento.

Leche y queso. Muchos perros son intolerantes a la lactosa por lo que debemos saber si nuestros perros pues no todos tienen sus enzimas necesarias para disolver el azúcar en la sangre, les puede provocar diarreas y vómitos.

Chicles y caramelos. Este tipo de golosinas tiene xilitol, se trata de un edulcorante que les podría provocar vómitos, pérdida de coordinación, comportamiento errático, desorientación y convulsiones, así como daños hepáticos.

 

 

¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]
Comentarios