suspension y direccion

Autopartes

La importancia de la suspensión de un auto

4 Abr , 2019  

Suspensión y dirección

El sistema de suspensión y dirección es uno de los principales valores de seguridad que podemos ubicar en el auto. Está formado por varios elementos plásticos que se conectan con las ruedas y ejes con las partes del vehículo que no tocan el suelo y quedan suspendidas.

El objetivo principal de esta autoparte, es la de absorber las irregularidades del terreno, mantener el contacto entre el vehículo con el suelo y garantizar la comodidad de los ocupantes. Por lo que, un sistema de suspensión que esté mal cuidado puede orillar a que un vehículo se salga de la vía aunque sea de un modelo reciente, por muy Ford que sea.

Un 10% de las ITV desfavorables lo son por el mal estado de la suspensión. Al desconocimiento generalizado que tiene el conductor medio sobre el estado del sistema de suspensión de su vehículo se añade la opacidad de la Administración sobre cuál debe ser el límite legal de desgaste de este sistema.

¿Cómo se compone una suspensión?

Estos componentes básicos se llaman muelle y amortiguador, existen muchos tipos pero su funcionamiento es similar. Así pues, cuando la rueda choca contra un bache, por ejemplo, el muelle se comprime que conlleva a “absorber” el golpe, después se vuelve a extender asegurando el contacto del vehículo con el terreno.

Dentro del amortiguador del auto existen alrededor de dos cámaras rellenas con fluido ya sea aceite o gas que se comunican por unos pequeños orificios. Así pues, con el movimiento del muelle este líquido pasa de una cámara a otra muy lentamente, lo que ralentiza el rebote del muelle hasta que desaparece por completo.

Si el muelle trabajara de forma aislada, tendría rebotando hasta disipar toda la energía acumulada, lo que ocasionaría un balanceo excesivo que resultaría muy incómodo para los ocupantes del vehículo. Para acabar con ese rebote del muelle se utiliza un amortiguador, que no es más que un tubo telescópico que se expande y se comprime junto con el muelle.

El desgaste

Por lo general, el desgaste que pueda haber en el sistema no está dicho por una rotura en los muelles, por ejemplo, sino por el envejecimiento progresivo de los amortiguadores. Cuando se llegan a gastar, el fluido pasa rápidamente de una cámara a otra, el muelle rebota y el auto el auto se volverá una pelota.

Como el desgaste es progresivo, el conductor se va acostumbrando a la nueva forma de trabajar de su sistema de suspensión, de manera que aparentemente no nota nada. Es como cuando nos sentamos mal en una silla, lentamente vamos resbalando por el respaldo y sólo nos damos cuenta de nuestra insólita postura cuando ya estamos a punto de caernos al suelo.

 

¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 1 Average: 5]
Comentarios