Mujer,Uncategorized

#Vivas nos queremos

8 Mar , 2018  

En México, se matan mujeres porque se puede, porque nadie hace nada, porque hay impunidad

 

Hoy es el Día Internacional de la Mujer, el día en que se conmemora la lucha por lograr su inclusión en la participación social, pero en México, el retrato más crudo se vislumbra en las calles que se adornan con pesquisas de mujeres desaparecidas, violadas o maltratadas y en el mapa se señalan con ataúdes en cada municipio.

Según el INEGI, del 2007 al 2016 fueron asesinadas 22 mil 482 mujeres en todo el país cada cuatro horas. En los primeros meses del 2017, se registraron 914 asesinatos en 17 estados y en otro cinco se reportaron desapariciones. Para serles sincera, estas disque cifras oficiales no me convencen y casi podría afirmar que las estadísticas no contemplan la totalidad de casos, porque o no se denuncian o porque el peso de la impunidad es más que el de la justicia.

En el año pasado se vio marcado por algunos casos a los que la ley les dio más cobertura, quizá por el alboroto mediático que se generó por el movimiento de organizaciones sociales y de los familiares. Recordaremos el caso de Lesvy, “La niña de las calcetitas rojas”, Pamela, Mara Castilla o Aneyatzin, por lo menos, sus nombres quedarán en la memoria social del país.

 

La violencia hacia las mujeres no conoce fronteras

 

 

 

Me viene a la mente también el caso de las escorts extranjeras que en los últimos meses fueron asesinadas en hoteles de la Ciudad de México, aquí también menciono sus nombres Genesis, Karen y Danna, entre otras.

Por si no conocías esta “nueva” definición, escort es una acompañante remunerada, es decir, una mujer (también pueden ser hombres) a la que un cliente paga por masajes ejecutivos en df, (o en cualquier parte del país donde ofrezcan sus servicios) acudir con él a reuniones, fiestas, salidas a otra ciudad, etc., la contratación puede incluir o no sexo.

En el estudio El nuevo/viejo trabajo sexual: distinción y estigma de María Antonia Carbonero Gamundí y María Gómez Garrido, profesoras de la Universitat de les Illes Balears de España, se indica que:

El servicio de escort: “es un caso paradigmático del llamado ‘trabajo emocional’, es decir, del trabajo interior y exterior de una persona sobre sus propias emociones para poder manejar también las del otro y lograr una situación satisfactoria. Implica la disposición completa del tiempo de una persona para que el otro pueda vivir la ilusión de una relación”.

Pero esto no es tan rosa como lo pintan, algunas escorts han revelado que los grupos son una mafia con conexiones internacionales, sobre todo en Sudamérica, Estados Unidos e incluso Europa. Engañan a las chicas quienes son edecanes, asegurándoles trabajo en la televisión o en alguna pasarela de México, al llegar las obligar a dormir hacinadas y ahora tendrán que pagar la deuda por el viaje ofreciendo ese tipo de servicios.

 

Por: Pamela Ramírez V

Comentarios