suspencion y direccion

Automóviles,Autos

Suspensión en mal estado

6 May , 2019  

suspencion y direccion

El tener un automóvil el sistema de suspension y dirección de un coche es el conjunto de elementos que intermedia entre las ruedas del coche y el chasis, absorbiendo las irregularidades del firme. Asegura que las ruedas están siempre en contacto con el suelo. Un sistema de suspensión en mal estado – ya sea por un desgaste excesivo o por alguna avería puntual – es muy peligroso: una simple esquiva a velocidad de carretera secundaria con los amortiguadores en mal estado puede provocar un accidente grave

1) El coche rebota en exceso

Podría decirse que hay coches más “rebotones” que otros. La dureza de la suspensión y sus reglajes varían de coche a coche, pero en ningún caso un rebote excesivo es una buena señal. Si vives en una población con multitud de resaltos, circulas habitualmente por zonas con el asfalto en mal estado – o ha pasado mucho tiempo desde que los has cambiado – tus amortiguadores podrían acusar un desgaste excesivo. Ese desgaste se evidencia en un rebote excesivo. Apóyate cerca de la rueda de tu coche y empuja la carrocería hacia abajo.

El coche debería volver a su posición original. Si rebota una o varias veces, tus amortiguadores están desgastados en exceso y tendrás que cambiarlos. En función de tu coche y su carga habitual, podría haber un desgaste más acusado en el tren delantero o el tren trasero. Es el momento de pasar por el taller y solicitar que te cambien los amortiguadores. Su importe no es excesivo en las marcas generalistas, y es una operación muy rutinaria que cualquier taller puede llevar a cabo sin problemas.

2) Tu coche está desnivelado

Podría decirse que hay coches más “rebotones” que otros. La dureza de la suspensión y sus reglajes varían de coche a coche, pero en ningún caso un rebote excesivo es una buena señal. Si vives en una población con multitud de resaltos, circulas habitualmente por zonas con el asfalto en mal estado – o ha pasado mucho tiempo desde que los has cambiado – tus amortiguadores podrían acusar un desgaste excesivo. Ese desgaste se evidencia en un rebote excesivo. Apóyate cerca de la rueda de tu coche y empuja la carrocería hacia abajo.

En casos extremos, podría deberse a que uno de los brazos de la suspensión – brazos metálicos que conectan las ruedas al chasis – se haya doblado o partido. En este caso el coche presentará un ángulo extraño en una de las ruedas o estará completamente hundido. Conducir el coche en ese estado es extremadamente peligroso y puede dar lugar a averías más graves en otros componentes. Es un caso extremo, que sólo se da en caso de accidentes o tras haber pasado por zonas muy rotas a velocidad excesiva – no es habitual.

Comentarios
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]