Escuela de manejo

Autos,Clases,Personal

No le temas a manejar

14 May , 2018  

Aunque para muchas personas, el conducir un automóvil es una experiencia que les gusta y disfrutan, para otras el estar frente a un volante les resultar algo muy aterrador. ¿Qué hacer? ¿Cómo reaccionar ante determinada situación? Esas son algunas de las preguntas más comunes que la gente que tiene miedo a conducir se hace constantemente, algo que probablemente aumenta cuando la persona que nos quiere enseñar no está completamente capacitada para ello.

Porque, aunque sea una bonita experiencia que gente en la que confiamos nos enseñe a conducir, no cuentan con las habilidades necesarias para instruir y alejar el miedo que se crea en cuanto se tiene los pies sobre los pedales. Por ello, lo mejor para controlar el miedo no hay nada mejor como una escuela de manejo.

¿Por qué es mejor?

Aprender a manejar es diferente para cada persona, por ello, la persona de que va a enseñar no solo debe conocer un auto, sino que tiene que tener paciencia, explicar cada detalle que te generé duda y poder trasmitir lo que sabe sobre la conducción con las herramientas que tiene disponibles. En una escuela, cualquier instructor cumple con estas características, cosa que no siempre ocurre cuando queremos que algún familiar nos muestre.

Además, una de las claves para ir perdiendo gradualmente el miedo a manejar es salir de una zona confort. Una persona conocida nos da cierta seguridad, pero poco ayuda a enfrentar nuestro miedo. Sin embargo, una persona desconocida que pueda trasmitirnos la confianza necesaria para empezar a conducir es más benéfico para cualquier persona que quiera aprender a conducir.

Perder el miedo se hace con pequeños pasos, que gradualmente irán creciendo hasta que, llegado el momento, te darás cuenta que ya superaste el temor al volante. Para contribuir a ello, te doy tu empujoncito con una serie de sugerencias para que las tomes en cuenta:

  • Relájate y conoce tu espacio: La pose para conducir adecuada no solo quita tensión al cuerpo, sino que te permite tener un mejor dominio. Darte el tiempo para acomodarte en el asiento, medir la distancia que tus brazos requieren para alcanzar los controles y el volante no solo te permiten conocer el auto, sino que calma la ansiedad.
  • Educa tu vista: Esto con dos fines: evitar distracciones y anticipar acciones. Al conducir, una persona debe enfocarse en el camino, por ello pensar en donde se tiene que dirigir la vista durante cualquier trayecto te predispone a que sigas las mismas acciones cuando lo hagas. También es bueno que tus ojos detecten las señales que indican un cambio en los autos que te rodean con el fin de evitar accidentes, una forma de hacerlo sin tener que manejar es ver el comportamiento de los autos por las calles mientras eres un peatón.
  • Deja de pensar: Conducir es otra actividad donde pensar mucho puede ser contraproducente. Por ello te sugiero que te concentre en tus acciones más que en tu cabeza. Con el tiempo y la práctica, el miedo terminará por irse.
Comentarios