Cultura,Entretenimiento,Sociedad

Las piezas de una armadura

31 Jul , 2018  

Ya sea en una tienda medieval en la CDMX, en fotografías, imágenes de cine y televisión, todos hemos visto al menos una vez las armaduras de los caballero de la edad media. Pesadas piezas de metal que se colocaban sobre todo el cuerpo con la finalidad de crear una coraza para proteger al guerrero en un combate cuerpo a cuerpo. Sin embargo ¿Conoces el nombre y la funcionalidad de cada pieza? Si no lo sabes, llegaste al lugar adecuado para conocer un poco más acerca del tema.

Para empezar, comenzaremos con la parte superior del cuerpo, iniciando con una de las zonas vitales: la cabeza. Para protegerlas de golpes o estocadas el área era protegida con piezas como yelmos, cascos, bacinete o barbuta. Según el diseño, este podía proteger rostro y cabeza de manera parcial o completamente.

Para la zona del cuello, muchas armaduras añaden una pieza nombrad como gorgal, elemento que iba desde la barbilla a los hombro, protegiendo cuellos y clavículas. Las hombreras se desprendían del gorgal y se ajustaba sobre el área pectoral superior. La mayoría de las piezas eran una especie de escamas superpuestas para poder darle movilidad.

Para la mayor parte del torso o tronco del cuerpo, el peto y la pancera era dos elementos de los que no se podría prescindir. Dos piezas que se ajustaban en el pecho y la espalda con unas correas, mientras una más se ajustaba en la parte inferior, cubriendo así pecho, panza y vientre. Era importante cubrir a la perfección esta área debido a que era la que más podía sufrir heridas. Sin duda en series como Games of Throne has podido ver este tipo de armaduras.

Para los brazos, se tenia especial atención con las piezas, pues estas debían ser capaces de proteger a la vez que proporcionaban movilidad a las personas para poder manipular cualquier objeto sin problemas. Se podían encontrar elementos de una sola pieza, como grandes guantes que debían abarcar desde los dedos hasta la zona donde acababan las hombreras o bien se podían proteger con piezas individuales que se nombraban según la parte del cuerpo que cubrían. Así nacieron las coderas, que protegían codo y parte superior de brazo; los brazales, que procuraban los antebrazos y los guanteletes de mano, que protegían a la perfección toda la mano, incluyendo dedos.

Finalmente, las piernas, al igual que las manos, podían protegerse con piezas enteras que permitían la movilidad o bien colocarse por partes las musleras, rodilleras, espinilleras y en algunos casos, hasta las parte baja de superior de los pies.

 

 

Comentarios
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]