norteños df

Música

La música norteña traspasando fronteras

24 Jun , 2019  

Norteños en DF

Su melodía es totalmente inconfundible, los instrumentos, la vestimenta de los músicos, la realidad en sus letras que se sienten, se cantan y se viven. A pesar de que todos la hemos escuchado en la radio, alguna fiesta o en un puesto de música, el hablar de música norteña es más que el acordeón y los sombreros. Su impacto cultural ha trascendido fronteras y de eso va la publicación de hoy.

Y como lo hemos dicho en muchas otras ocasiones, la música mexicana es tan singular y hermosa que llega a los corazones de hasta los lugares más alejados. El ejemplo más claro lo encontramos en Holanda, en donde vive un joven llamado Dwayne Verheyden quien es amante de los músicos norteños en México.

Pero no hay que pensar que la asociación musical es muy extraña por las diferencias de territorios, es preciso señalar que la música tradicional de Holanda es protagonizada por el acordeón, de hecho, los grupos norteños heredaron mucho de ese lado del mundo. La música norteña ha sido muy criticada y señalada por ser “inculta” o muy sencilla, pero tocar este tipo de canciones requiere de una afinada técnica, además de que la mayoría de sus canciones hace referencia a la vida del campo, el mestizaje y a la política.

A pesar de que el nombre de música norteña exige una pertenencia geográfica, este género también se escucha en el centro y sur del país, dejendo pasar un tanto la narrativa o los elementos que los rodean. Al final, todos acabamos siendo del norte y terminamos sintiéndonos oriundos de Santa Catarina.

Nadie puede negar que tiene algo de cómico que el grupo que lidera Dwayne imite los ademanes y la voces tan características en español del género norteño. El chico es un genio y gustoso amante del acordeón que es el instrumento principal de su grupo TexMeXplosion, su pasión por el género ha robado los miradas de los adeptos al género.

Su cantante favorito es el legendario Flaco Jiménez y como dice el propio Verheyden, este género musical es totalmente serio, desde los sonidos crudos, la voz rasposa y “aguardientosa”, la sensible melodía del acordeón con acabado rudo sin tanta digitalización. Se hace referencia a una tierra con espíritu recio, real y con mucha tradición, características por las que no sobra estar orgulloso.

Los holandeses norteños como les dicen sus admiradores son cuatro chicos que con un bajo sexto, acordeón, han puesto todas sus esperanzas y pasiones haciendo música mexicana. Su pasión por este género nació desde pequeño, cuando su padre le enseñó a querer los corridos, aunque nadie imaginó que se volvería músico y una figura central para quien guste del género.

Un hecho que también despierta curiosidad es su notable deseo de haber nacido en las caóticas y más cálidas tierras norteñas. Se ha vuelto presa de los clichés como el comer cabrito, la carne asada, las cervezas bien frías, la familia y hasta la característica masculinidad regional, no cabe duda que es más mexicano que algunos.

Un poco sobre la historia de la música norteña en México

En ocasiones no aprendemos a disfrutar de este tipo de música pues no conocemos sus orígenes y es que, seguramente el que indague en estos resultará muy interesado por lo que significa y en lo que hasta el continúa siendo. Así que a continuación te presento una breve historia de los momentos por los que han pasado este género musical ¡conócelo!

Por otro lado, las relaciones que la música norteña guarda con la política partidista es relativo a un fenómeno que merece la pena analizarse. Paulino Vargas Jiménez y sus Broncos de Reynosa fueron el primer dueto de música norteña que cuestionó al gobierno mexicano echando mano del corrido.

Relataron el surgimiento de Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en 1994 y la explotación indígena en su canción El poder de la firma, Mi vieja California, Ocho Columnas, Páginas Tamaulipas, Resumen violento, Los súper capos y Al sur del Bravo. En general, Los Broncos de Reynosa es una música con compromiso social.

Es preciso decir que Los Tigres del Nortele deben mucho a Paulino Vargas Jiménez y a Los Broncos de Reynosa, este personaje fue compositor de los oriundos de Rosamorada, Sinaloa, la mente brillante de la música norteña mexicana.

La relación que hoy guarda la música norteña mexicana con el poder político partidista es de sumisión, las obras están muy alejadas del compromiso social que cimentaron Los Brocos de Reynosa. La apuesta de los intérpretes de este género musical es de enriquecimiento y no de talento.

Este fenómeno social radica en los usos políticos que de la música norteña contemporánea hacen los gobiernos del país, convirtieron los videos gruperos en una estrategia de promoción turística pues los videos de las agrupaciones norteñas y bandas sinaloenses son canales mediante los cuales se destacan los logros políticos de las administraciones en turno.

 

Comentarios
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 2 Average: 4.5]