Autos

Cómo trabajan las bolsas de aire de un coche

11 Abr , 2018  

Las bolsas de aire son un elemento fundamental de seguridad de cualquier auto, se patentó por Mercedes-Benz en 1971 y el Clase S fue el primero en utilizarlo de serie en el año 1981, en realidad no funcionan con aire, se trata de un dispositivo que contiene una bolsa de nylon y son infladas gracias a una reacción química por detonación, lo malo es que es muy caro reemplazarlas, se puede ir a la propia agencia, con un mecánico o a una llantera df, depende del servicio que sepan realizar.

Las bolsas de aire trabajan en conjunto con los cinturones de seguridad puesto que ambos logran evitar que el pasajero se lastime en caso de un impacto.

Los autos que cuentan con esta tecnología están equipados con sensores, acelerómetros y giroscopios, entre otros objetivos de los que se valen para así poder diferenciar entre un pequeño golpe y un impacto mayor.

Para que estas se activen debe de existir una desaceleración brusca en menos de un segundo y que el golpe sea con un objeto contundente.

Lo que significa que si vas a 10 kilómetros por hora y golpeas por ejemplo una bicicleta las bolsas no se activarán, ya que Se necesita ir a 24 km/h y por lo menos 16 km/h para que el coche pueda considerarlo como un choque.

El instante en el que el sistema comprueba que debe encender las bolsas de aire, un microsensor prende una chispa que desencadena una reacción química que despide el gas necesario para llenar las bolsas de una madera inmediata.

La bolsa del conductor se infla por completo en 60 milésimas de segundo antes que la cara impacte con ella, con una diferencia de 10 milisegundos con la del ocupante.

La función principal de las bolsas de aire de un auto es la de absorber la energía cinética de los ocupantes, suavizando el golpe que recibirán.

Evita el impacto contra los interiores del coche, reduciendo el riesgo de cortarse con los vidrios rotos del parabrisas e impidiendo el impacto directo contra el tablero y volante que podrían lastimar el pecho.

Asimismo, las bolsas de aire detienen el movimiento de la cabeza, aminorando las lesiones cervicales que pudieran producirse.

Para que éstas puedan inflarse tan rápido, el saco se abre a 250 kilómetros por hora, fuerza que nos golpearía directo en la cara si no hubiera un elemento que nos detuviera antes (el cinturón de seguridad). Es importante mantener la distancia entre el volante y el cuerpo para dar tiempo a las bolsas de aire para inflarse.

Es importante que las bolsas sean reemplazadas completamente, ya que estos elementos no son reutilizables, es proceso es costoso, pero es primordial que reemplaces las bolsas de aire de tu coche en un centro autorizado por la propia marca de tu auto.

Comentarios