audifonos para sordos economicos

Salud

¿Cómo saber si me estoy quedando sordo?

2 Ene , 2020  

audifonos para sordos economicos

El nivel de ruido ambiental que encontramos en las grandes urbes, así como el uso inadecuado o desmedido de aparatos electrónicos con un volumen muy alto, como la televisión o los auriculares, son las principales causas que han aumentado el riesgo de padecer hipoacusia, conocida comúnmente como sordera. A pesar de que este padecimiento suele darse con más frecuencia en personas de la tercera edad, cada vez es más frecuente encontrar jóvenes o adultos menores de 50 años comprando audifonos para sordos economicos para solucionar una pérdida de audición.

Como ya mencionamos, la sordera puede aparecer en cualquier momento de la vida, y aunque, por lo general, son las personas mayores de 65 años quienes más la padecen, en la actualidad, se registran más y más casos de hombres y mujeres jóvenes con esta enfermedad. Esto, sin duda, se debe a causas ambientales, como el número tan elevado de decibeles que se pueden encontrar en una ciudad cosmopolita.

La hipoacusia o sordera puede ser leve, moderada, grave o profunda y afectar a a uno o ambos oídos, todo dependerá de los síntomas que se detecten y la evaluación por medio de una revisión otorrinolaringológica o audiológica; concretamente con la realización de las correspondientes audiometrías. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el 50% de los casos de sordera se podrían evitar mediante la prevención, por esta razón, es muy importante estar al tanto de la salud auditiva y acudir a revisiones de forma periódica.

Ahora bien, las causas de esta enfermedad pueden ser: envejecimiento, tapones de cerumen en el conducto auditivo externo, alguna lesión en los osículos (huesos diminutos), situados justo detrás del tímpano, la presencia de líquido en el oído debido a una infección, un cuerpo extraño situado en el conducto auditivo externo, perforación o cicatriz en el tímpano causada por una infección, enfermedades infecciosas, como sarampión, meningitis, paperas y escarlatina, exposición regular a ruidos altos, golpes y fracturas, infecciones durante el embarazo y/o a complicaciones en el parto o genética.

Algunos de los principales síntomas de la sordera son: imposibilidad o dificultad para seguir las conversaciones de dos o más persona, necesidad de realizar grandes esfuerzos para oír en un entorno ruidoso o cuando hay ruido de fondo, confusión al distinguir entre sonidos parecidos, dificultades para oír las voces agudas de mujeres y niños, y tendencia a elevar el tono de voz cuando no es necesario.

Si sientes molestias en sus oídos y se le dificulta escuchar, no lo piense más y visite a su médico para una revisión auditiva.

 

TIPOS DE PÉRDIDAS AUDITIVAS

Como ya mencionamos, la pérdida auditiva puede ser causada por varias razones, como los antecedentes familiares, enfermedades e infecciones en el oído y la meningitis, algún trauma por accidente, el consumo de ciertas medicinas, exponerse mucho tiempo a ruidos fuertes o el envejecimiento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que más del 5% de la población mundial sufre alguna discapacidad en su audición. Por otro lado, en los casos en donde el problema auditivo se da por consecuencia de la vejez, la cual afecta a una de cada tres personas entre los 65 y 74 años, la pérdida de audición potencia hasta cinco veces la posibilidad de sufrir demencia.

En un estudio desarrollado por un equipo de investigadores del Colegio Trinity, que revisó datos de 36 estudios que incluyeron a más de 20 mil personas de todo el mundo, demostró que en personas mayores, hay una alta posibilidad de sufrir demencia.

A pesar de los resultados, los investigadores siguen teniendo presente la teoría que expone que la pérdida de audición puede derivar en demencia debido a que el individuo suele aislarse socialmente, siendo un factor de riesgo para desarrollar este padecimiento.

Ahora bien, es posible ubicar dos pérdidas auditivas principales, el primero es cuando ocurre una lesión en el oído interno o en el nervio auditivo, es este caso es usualmente permanente.

El segundo ocurre cuando el sonido no puede llegar al oído interno, lo que puede producir acumulación de cerumen o la perforación del tímpano, el cual se puede revertir con algún tratamiento como cirugía o el uso de aparatos auditivos.

Sin embargo, es preciso determinar que los tipos de pérdida auditiva pueden clasificarse de varias formas más, dependiendo del lugar en el que se encuentre el daño auditivo:

  • Pérdida auditiva neurosensorial: en este tipo de pérdida auditiva hay dificultades en el oído interno (celular cilidas).
  • Pérdida auditiva conductiva: aquí existen problemas para que el sonido pase desde el oído externo al interno. Esto puede ser por motivos como la creación de tapones de cera en el conducto auditivo, mocos, malformaciones en la cadena de huesecillos, entre otras. Pueden ser temporales o permanentes.
  • Pérdida auditiva mixta: la pérdida auditiva en este caso, se da cuando hay problemas tanto en el oído externo o medio como interno.
  • Neuropatía auditiva: en este caso la pérdida auditiva radica en una lesión a nivel nervioso que se ubica en la vía auditiva.

 

Comentarios
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]

, ,