Higiene,Salud

¿Cómo limpiar correctamente los oídos?

17 Dic , 2019  

aparatos para sordera profunda

Los tapones de cerumen o cerilla en los oídos son un problema recurrente, y es que no sólo son muy molestos sino que, también, disminuyen un poco nuestra capacidad auditiva. Es necesario mencionar que el cerumen es una sustancia que producen las glándulas dentro del oído, y sus funciones van desde ayudar a mantenerlos limpios, saludables y protegerlos de la suciedad, hasta evitar que las líneas que recubren los canales auditivos se sequen y agrieten. Sin embargo, hay ocasiones en las que el cerumen se produce en exceso y esto provoca bloqueos de la audición y hasta dolor, y aunque existen en el mercado distintas formas de deshacernos de ellos, algunas son mejores que otras, por esta razón aquí te contamos cuáles son. Recuerda que, si tienes molestias persistentes en los oídos, lo mejor es no autodiagnosticarte porque puede que te lastimes y termines buscando aparatos para sordera profunda, así que te recomendamos ir con un especialista quien sabrá cuidar tu salud auditiva.

  • Pañuelo suave

Los otorrinolaringólogos recomiendan esta opción como la mejor para limpiar tus oídos, sólo necesitas un paño o pañuelo suave, agua y jabón. No es necesario que introduzcas ningún objeto al interior de tu oído, ya que los restos de cerilla saldrán solos con este método, pero en caso de que sientas que el tapón de cerumen es muy grande y que te ha hecho perder un poco la audición, o las secreciones son muy amarillas o marrones, lo mejor es que vayas con el médico para que él pueda limpiar tus oídos.

  • Gotas

Las gotas para los oídos suavizan o aflojan el cerumen, lo que hace que siga su curso natural. Los ingredientes de estas gotas son peróxido de hidrógeno, bicarbonato de sodio o cloruro de sodio; aunque muchas veces resultan ser efectivas, pueden causar irritaciones en las personas con piel sensible. Si este es tu caso, puedes optar por usar aceite de oliva o de almendras para suavizar la cerilla.

  • Cotonetes

Olvídate de usar cotonetes o los bastoncillos de algodón, ya que, cuando los utilizamos, lo que realmente estamos haciendo es empujar el cerumen hacia la profundidad de nuestros oídos, lo que provoca que se adhiera a las partes que no se pueden limpiar a sí mismas, y esto es peligroso porque si la cerilla se queda ahí, puede causar una infección auditiva grave. En ocasiones, insertamos los cotonetes demasiado profundo, al hacer esto corremos el riesgo de perforar nuestro tímpano, causar un dolor repentino, sangrado y una perdida temporal de la audición.

 

 

 

 

Comentarios
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]