Justicia,Trabajo

Cuando muere un trabajador…

30 May , 2018  

 

Existen diferentes tipos de trabajos y diferentes tipos de trabajadores. Algunos representan un gran riesgo como en la publicación los trabajos más peligrosos del mundo y otros en los que es riesgo es mínimo, aunque la hora de la muerte llega sin tocar la puerta.

Independientemente de que, si tu trabajo es de alto riesgo o no, la muerte en el trabajo podría llegar, el patrón debe de cumplir ciertas obligaciones legales que ahora pasarán a cargo de tus deudos.

Las modificaciones a la Ley Federal del Trabajo (LFT) aumentaron el monto que el empleador debe pagar a la familia en caso de un siniestro fatal

El fallecimiento de un trabajador, producto de un accidente de trabajo, además de ser un hecho lamentable, que obliga moralmente al patrón a solidarizarse con la familia afectada, puede representar un duro golpe económico para el negocio cuando se desconoce qué hacer en esos casos.

Hace poco más de dos años, la LFT tuvo una serie de modificaciones importantes, una de ellas tuvo que ver con el tema de muerte laboral, recordó Jorge Sales Boyoli, director general del Bufete Sales Boyoli. El experto en asuntos laborales ofreció una serie de consejos que pueden seguir los pequeños y medianos empresarios para enfrentar esta situación.

“El primer consejo es distinguir si se trata o no de un riesgo de trabajo, porque las consecuencias legales pueden ser muy diferentes. El patrón es responsable cuando es una muerte producto de un riesgo de trabajo o accidente de trabajo. Si no es el caso, el patrón no tiene ninguna responsabilidad económica con el trabajador”, explicó.

Según la LFT, los riesgos de trabajo son los accidentes y enfermedades a que están expuestos los trabajadores en el ejercicio o con motivo de su trabajo, y son toda lesión orgánica o perturbación funcional inmediata o posterior, o la muerte, producida repentinamente en ejercicio o con motivo de trabajo, cualesquiera que sean el lugar o el tiempo en que se preste.

Un infarto que ocurre durante la jornada laboral es considerado un riesgo de trabajo, por lo que sí es responsabilidad del patrón. Los accidentes “de tránsito” que ocurren cuando el empleado se traslada de su casa al trabajo o viceversa también son responsabilidad del empleador, pero si el colaborador se desvía de su ruta ya no se considera riesgo de trabajo, así como los accidentes durante las vacaciones del trabajador, abundó.

¿Y el seguro?

El segundo punto es conocer si el trabajador cuenta con seguridad social o no. Cuando hay una relación laboral el empleador tiene la obligación de proveerla, aunque la realidad es que muchos de estos, sobre todo los microempresarios, no otorgan el seguro social, debido a que los costos se elevan de tal manera “que es más económico cerrar o no emprender el negocio”, continúo Sales Boyoli.

En 2013, las empresas con más de 250 empleados participaban con 46.1% de los puestos afiliados al IMSS (7.6 millones de trabajadores), en contraste las empresas con hasta 50 colaboradores sólo participan con 30%, una baja de casi cinco puntos respecto al 2004, según datos del instituto.

Si el empleado cuenta con esta prestación, el Seguro Social responde por el patrón, por lo que se les solicitará a los familiares a que continúen los trámites ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Si no es así, el empleador está obligado a responder. El experto aclara que la ausencia de un contrato de trabajo no exime al patrón de sus obligaciones.

 

Negocios,Personal,Trabajo

Se más profesional, usa tarjetas de presentación

29 May , 2018  

Las impresiones en metro chabacano son muy populares en la CDMX, si necesitas imprimir cualquier cosa, lo primero que te recomienda la gente es que acudas a este sitio, en donde encontrarás una amplia oferta de servicios de imprenta. Invitaciones, plotters, carteles, prácticamente cualquier artículo se puede plasmar. Y del artículo que te quiero hablar hoy es la tarjeta de presentación.

Si buscas mejorar tu imagen personal, dotar de profesionalidad tu trabajo y distinguirte de un mercado laboral cada vez más exigente, entonces debes de comenzar a usar una tarjeta de presentación, pues aunque solo parezca un pedazo de papel e impresión digital, el significado que posee es mucho más profundo.

En el mundo de los negocios, las tarjetas de presentación no solo son la carta que tiene una persona para darse a conocer al mundo, también es una poderosa herramienta que permite crear relaciones interpersonales que pueden influir en el futuro laboral.

En países como Japón, es común que las personas se presenten por medio de estás tarjetas, pues parte de su cultura busca siempre mantener una buena presentación. En el mundo de los negocios es normal que la gente haga uso de ellas. ya sea durante alguna reunión, conferencia, congreso, exposición o evento donde puedas dar a conocer tu trabajo o el de la empresa que representas.

También resulta una opción sofisticada y discreta para que personas que estén interesadas en contactarte puedan guardar tus datos, en vez de estar buscando anotarlos en una Ipad o el papel.

Las información que deben contener es el nombre de la persona, el puesto que ostenta actualmente y la empresa para la que trabaja, así como su correo electrónico y su teléfono. En el caso de tener una empresa propia, puede incluir la dirección física o el sitio web, así como un eslogan y en el caso de una marca no reconocida, una breve sinopsis de a que se dedica.

Las tarjetas regularmente son pequeñas y se busca que ante todo tengan un diseño que vaya acorde al estilo de la empresa o marca. Si es una empresa que se dedica al diseño puede explotar la creatividad, pero si el servicio está más relacionado con negocios o inversiones, un tono serio dota de credibilidad al papel.

Es importante tener en cuenta que algunas tarjetas de presentación se usan para dar a conocer pequeños negocios o empresas y en ellas se coloca además información sobre servicios, sucursales o información extra que pueda ser de ayuda para que las personas conozcan, sin embargo, no se debe saturar de texto ninguna tarjeta, ya que no atrae la atención y la hace fácilmente desechable.