Bebidas típicas

Conoce más sobre el vino

23 Ago , 2018  

 

En el universo de lo que involucra la creación y degustación de un vino existen muchos mundos que desconocemos pues, en ocasiones, limitamos la información a sólo elegir cuál comprar y si es dulce o seco.

En la etiqueta de las botellas puedes encontrar información importante como la fecha en la que fueron recolectadas las uvas y la zona de elaboración del vino. La importancia de este mensaje radica en que nos aporta para la calificación después de degustar.

Como es un producto totalmente natural, su textura, sabor y olor no son los mismos con el paso del tiempo. La razón es que influyen factores como el clima o el suelo, de ahí que cada añada reciba un nombre distinto. Por ejemplo, en España, dicha evaluación la realizan los Consejos Reguladores, en los que está representado el propio sector elaborador.

Seguramente también lo has escuchado, pero en realidad sabes ¿cuál es la función de la barrica?  En pocas palabras es el recipiente que se ocupa para la crianza del vino. En un principio, la barrica de madera respondía principalmente a la necesidad de conservación almacenaje y transporte del vino.

Posteriormente, los distribuidores de vinos se dieron cuenta de que el vino, al pasar mucho tiempo en la barrica adquiría ciertas características particulares que modificaban lentamente su sabor, aroma y textura.

A partir de ello, existen diferentes denominaciones según su envejecimiento:

Joven: generalmente se comercializan y consumen durante su primer año de vida, pues el líquido extraído de la uva pasa directamente del depósito de acero inoxidable donde se fermenta la botella saltando el paso por barrica

Crianza: es un vino con un mínimo de dos años naturales de los cuales permanece al menos un año en la barrica y el resto en botella hasta su comercialización.

Reserva: envejece con al menos tres años antes de su comercialización al igual que el de crianza durante 12 meses en barrica y el resto en botella.

Gran Reserva: se trata de un vino de muy alta calidad elaborado a partir de las mejores añadas y que envejece durante cinco años y permanece con un mínimo de dos en barrica y tres en botella.

Actualmente se usan diferentes tipos de madera en la construcción de las barricas, entre las que destaca la madera de roble que ayuda a suavizar la textura del vino y estabilizarlo, agregando diferentes sabores y aromas como la vainilla, caramelo, coco, humo, tostado, etc. características que suelen venir reseñadas en la etiqueta de las botellas de vino.

Dentro de las variedades de roble sobresalen el francés y el americano. Las barricas tienen una capacidad de 220 litros, aunque también existen de 225 litros y se denomina “barrica bordelesa”.

 

 

Bebidas típicas

Bebidas típicas de México

5 Jul , 2018  

 

México es un país lleno de cultura y tradición desde las cientas de festividades hasta la música tan querida como la de los mariachis df precios. Asimismo, tiene una gastronomía muy variada, ello, dependerá de la región de la que hablemos.

En esta ocasión, recordaremos las bebidas tradicionales de México y las regiones donde las podemos encontrar:

Tequila

Claro que esta tenía que ser el lugar número uno, considerado por muchos como una de las bebidas alcohólicas mejor manufacturadas del mundo, el tequila posee un proceso de elaboración muy interesante como su sabor. Jalisco es la cuna de la bebida mexicana más famosa del mundo, es por eso que aquí mismo se encuentra la Ruta del tequila.

Esta bebida tan reconocida se obtiene de la fermentación con levadura y destilación de los jugos del agave azul, las cuales deben tener entre seis y diez años de maduración, después de todo el proceso, el tequila es depositado en barriles de madera. Quienes gustan del Tequila saben que no hay nada como un buen caballito con limón y sal para celebrar, sobre todo en estas fiestas patrias, además hay que mencionar que tiene múltiples beneficios, pero de esos hablaremos después

Mezcal

Es una bebida tradicional de Oaxaca, cuenta la leyenda que un rayo cayó sobre una planta de agave, abriendo y cociendo su centro, los nativos percibieron el aroma del néctar que emanaba y bebieron el líquido que según ellos, sus dioses les habían regalado. Así nació el mezcal, elegido como el segundo más representativo de México. Aunque esta bebida sirve también como medicina tradicional, es también uno de los imprescindibles en las fiestas mexicanas, y es que como dice el dicho “para todo mal, un buen mezcal, y para todo bien, también”, ni como negarnos.

Pulque

Tiene un origen prehispánico, bebida tradicional de Hidalgo y parte centro del país, fue considerado por muchos años como exclusiva de las clases bajas, también fue muy importante durante la Conquista ya que los impuestos recaudados con venta y producción fueron esenciales para la economía de la Colonia. Hoy en día vive uno de sus mejores momentos. Su elaboración empieza con la fermentación del corazón de maguey o aguamiel mediante el proceso conocido como “raspado”, el cual es realizado por un “tlachiquero”.

Pozol

Desde la época prehispánica, los mayas-chontales, lo llamaban “pochotl”, lo consumían para quitar la sed y calmar el hambre. Esta bebida, elaborada principalmente por mujeres era un alivio para los viajeros que encontraban en el pozol todo lo necesario para resistir el calor durante su largo camino. Proveniente principalmente de los campos de Tabasco y Chiapas donde el maíz y el cacao se convirtieron en la combinación ideal para ser una bebida típica del sureste mexicano.

Es una fermentación a base de maíz y aderezada con sal y chile, se puede encontrar en tres sabores: Cacao, blanco o agrio, aunque en algunas regiones también se prepara con pixtle (semilla de zapote colorado). Es una de las favoritas entre los mexicanos porque como dice el dicho “Quien prueba el pozol ya no regresa de donde vino. Aquí se queda a vivir para siempre”.

Tepache

El tepache es una bebida perteneciente a la época prehispánica del centro y sureste del país, contiene aproximadamente 1% de alcohol. En Hidalgo, la Ciudad de México y Puebla se prepara a base de frutas fermentadas. Proviene de la palabra Nahuatl “Tepatli”, que significa “bebida de maíz”, ya que originalmente esta bebida tradicional mexicana se elaboraba a base de maíz.

La elaboración del tepache requiere de cuatro días: en los dos primeros se dejan reposar trozos de pulpa y cáscara de piña en una olla de barro con clavos y canela, después se le agrega una mezcla de cebada y piloncillo, previamente hervidos, los cuales se dejan fermentar otros dos días. ¡Deliciosa y refrescante!

Tejuino

Vestigios arqueológicos en Jalisco han demostrado que el tejuino se ha elaborado y consumido en nuestro país desde la época prehispánica, hace aproximadamente siete mil años. Por ello, esta bebida ancestral es la más representativa del occidente mexicano. En Coahuila y Sonora se puede encontrar en puestos ambulantes y heladerías, en Jalisco se le agrega como al tequila, su sal y limón, mientras que en San Luis Potosí y Puebla contiene tuna y cascara de palo de mimbre. De un sabor agridulce y con un bajo contenido alcohólico, esta bebida espesa y con un colorido marrón que se asemeja a un atole frio, es conocido como “el manjar de los dioses huicholes”.

Torito

Una bebida tradicional de Veracruz, de las favoritas para refrescarse en días de calor y en estas fechas tradicionales donde todo el mundo está siempre alegre. Con el paso de los años se ha perfeccionado y ha adquirido gran popularidad, famosa por su dulzura, su consistencia cremosa pero con un potente toque de licor de caña que sabe ocultarse muy bien.

Xtabentún

Es una bebida tradicional de Yucatán es famosa por ser un poco fuerte a pesar de su sabor dulce, al probarla se experimenta una sensación mareadora, la cual, como dicen los pobladores, recuerda a la leyenda de la Xtabay, una bella y hermosa prostituta que enamoraba a los hombres dejandoles ese mismo efecto, el del embriagador y dulce amor.

El ingenio de los mayas los hizo fermentar la miel que las abejas producían para obtener este licor, se prepara con anís o con ron y se acostumbra a servir sola, con miel o incluso ponerla en el café. Destilada de la flor del mismo nombre, el Xtabentún es la bebida más famosa de la península yucateca, su nombre, de origen maya, significa “enredadera que crece en la piedra”.

Charanda

Michoacán también tiene una bebida que aportarle al país, “La Charanda”, que en purepecha es “Tierra Colorada”, un preparado de la zona de Uruapan, recibe su nombre en honor del Cerro de la Charanda, donde se construyo la primera destilería del jugo de caña de esa región. En la actualidad, cuenta con la etiqueta de “Denominación de Origen”, dandole a los michoacanos el reconocimiento de ser los auténticos del “Ron de México”, una distinción que representa todo el orgullo para los locales en una bebida que muchos disfrutan cuando se tiene oportunidad y lo mejor de todo es que es elaborada por completo en nuestro país.

Sotol

Desde Chihuahua llega el Sotol, toma su nombre de la planta desértica de donde se obtiene. Su sabor es parecido al tequila, pero más fuerte, se produce solo de manera artesanal por tarahumaras y anazasis desde hace 800 años. A lo largo de la historia, la tradición sotolera ha sido utilizada por los pueblos indígenas en ceremonias religiosas y como remedio medicinal. En la actualidad, el sotol es considerado como la bebida típica de Chihuahua, misma que hay que mencionar, ha logrado conquistar los paladares más exigentes.

 

Con información del portal mexicodestinos.com